Todo empez贸 con un mensaje de texto hace dos a帽os y el acoso no para: la hicieron pasar por prostituta, transexual y adicta. Tuvo que mudarse de ciudad y no puede conseguir trabajo.

El infierno, su infierno, comenz贸 en marzo del 2014. Fue un mensaje de texto que le lleg贸 a su celular por parte de un desconocido: 鈥淪oy el chico con el que estuviste hablando reci茅n en Badoo禄, una red social de citas. La respuesta fue inmediata: 鈥淣o soy yo, creo que te equivocaste de persona. Saludos鈥. Pero a los 10 minutos le entr贸 otro mensaje y otro y otro y no paraba. La situaci贸n empeor贸 al mes, cuando distintos hombres le tocaban el timbre de su casa a la madrugada para tener relaciones sexuales. Estaba desconcertada, hasta que puso su nombre y apellido en el buscador Google, y all铆 encontr贸 lo peor: decenas de perfiles falsos en las distintas redes sociales y hasta blogs en los que se presentaba como masajista er贸tica, prostituta, actriz porno, transexual y drogadicta. 鈥淢i vida se transform贸 en un calvario. Es como tener una enfermedad con la que ten茅s que aprender a vivir d铆a a d铆a禄.

La que habla es una joven de 34 a帽os, que por temor prefiere no dar ning煤n dato que permita identificarla. El castigo que sufre desde hace dos a帽os por parte de un an贸nimo -a quien todav铆a no pudo identificar- es tan grande que tuvo que mudarse. Es licenciada, recibida con medalla de honor en una universidad p煤blica, pero esa informaci贸n que antes aparec铆a no bien se colocaba su nombre en los buscadores de Internet, ahora hay que bucear un buen rato hasta encontrarla. Todo lo que aparece est谩 relacionado a un mundo al que ella nunca perteneci贸.

Durante este tiempo tuvo crisis emocionales, noches de llanto, mucha angustia 鈥溌縌u茅 hice para merecer esto?鈥, se pregunt贸 tantas veces, hasta que aprendi贸 a convivir con eso. Para graficar lo que siente, da un ejemplo: 鈥淓s como si fueras ciego y te pegan de todas partes. Intent谩s dar manotazos para defenderte, pero no pod茅s porque no sab茅s de d贸nde viene ni qui茅n es鈥.

Del 2014 hasta hoy, no sabe qui茅n es la persona que de manera obsesionada intenta arruinarle la vida: 鈥淎rm茅 una lista de personas y empec茅 a descartar. Sospechaba de todos, hasta de mi mam谩 y de mi hermana, pero despu茅s fueron ellas mismas las que se vieron perjudicadas鈥. Es que el acosador encontr贸 los datos de sus familiares y tambi茅n les cre贸 perfiles falsos: 鈥淒e mi hermana dec铆a que era una acompa帽ante sexual y de mi madre consigui贸 la direcci贸n y le empez贸 a mandar delivery de comida que ella no ped铆a. Por suerte despu茅s de un tiempo eso se calm贸, pero conmigo sigui贸鈥.

Su vida fue un antes y un despu茅s desde aquel primer mensaje de texto que recibi贸 en su celular. No s贸lo se tuvo que mudar y vivir en casa de amigos durante un tiempo, sino que tambi茅n perdi贸 y pierde oportunidades laborales: 鈥淐ada vez que me postulo a un trabajo me descartan porque al ‘googlear’ mi nombre aparecen todas esas calumnias sobre m铆. Las empresas no quieren personas con problemas a pesar de que yo explique que eso es mentira鈥.

Su abogado, Daniel Monasterky, un especialista en delitos inform谩ticos que trabaj贸 con personalidades famosas de Argentina, cuenta que estos casos son comunes y le puede pasar a cualquiera: 鈥淪e pone en juego la reputaci贸n online de la persona. En estos tiempos uno es lo que Google dice que sos. En este caso hay una obsesi贸n patol贸gica de esta persona para con mi cliente, ya que todo el tiempo genera contenido negativo鈥. La causa caratulada como 鈥淗ostigamiento鈥 tiene m谩s de 111 fojas de informes y depende ahora de lo que se avance en la Unidad de Intervenci贸n Temprana de la Unidad Fiscal Sudeste.

El robo de identidad no est谩 considerado delito en la Argentina y cuando act煤a la Justicia lo hace por otro delito como la extorsi贸n, amenaza o calumnia. Monastersky agrega que el da帽o es irreparable: 芦Cuando antes te insultaban, ese insulto se evaporaba con el tiempo; en Internet no pasa porque queda indeleble, de por vida禄.

Para ella es una mancha que no puede borrar. Un an贸nimo que detr谩s de una computadora transform贸 su vida en la peor de sus pesadillas: 鈥淢e gustar铆a despertarme un d铆a y ver que todo esto se termin贸鈥.

Por Mariano Gavira

Fuente: Clarin.com

Deja una respuesta